#YoMeQuedoEnCasa, con niños

Esta situación nos está poniendo a prueba a todos y tiene un sabor agridulce: por un lado has conseguido eso que tanto has deseado, pasar más tiempo con tus hijos, por otro vives la tensión de que permanezcan lo más ajenos posible a la situación, entreteniéndoles y ayudándoles con las múltiples tareas escolars, aún a costa de tu propio espacio y necesidades.