Secuelas del confinamiento

Confinamiento, secuelas y conductas

¿Qué ha supuesto esta crisis sanitaria a nivel psicológico en la población?

Toda la población ha sufrido ciertas secuelas por el confinamiento. Perder todo el contacto con el mundo exterior de una manera tan repentina, ha tenido un costo a nivel emocional para todos. Lo que ocurre es que mientras para algunas personas esto se ha limitado a ciertas sensaciones de angustia en momentos concretos, algunas preocupaciones puntuales o cierta sensación de irrealidad, para otros esta situación tan insólita ha supuesto crisis de ansiedad, fobias, pensamientos compulsivos, trastornos de comportamiento, trastornos de la ingesta de alimentos, tristeza profunda, ideación suicida… todo tipo de sintomatología psicopatológica.

Los síntomas psíquicos se han intensificado en las personas a las que la pandemia le ha supuesto una pérdida: de un ser querido, de su sustento económico, de una relación de pareja o cualquier otra pérdida importante.

De los recursos psíquicos con los que cuente cada persona ha dependido las consecuencias del confinamiento y su nivel de traumatismo en casa uno.

¿Qué población ha sido la más afectada? ¿Y la que menos?

Los psicólogos en general nos encontramos que, si bien en un primer momento la población estuvo en estado de shock emocional, con el tiempo la demanda psicológica ha ido en aumento.

Los más afectados, a mi modo de ver, han sido:

  • Personas con problemas mentales anteriores al confinamiento, personas que han vivido situaciones de violencia en los hogares.
  • Padres y, especialmente, madres de niños pequeños que se han visto muy desbordados por tener que sostener muchos momentos de gran intensidad emocional ya que los pequeños han estado más irascibles al no poder salir, ir al colegio o hacer actividades tan físicas. Además de tareas escolares, cuidado de mayores y otras obligaciones familiares.
  • Ciertos profesionales que han tenido que estar en primera línea en la batalla contra el Covid y que con la desescalada han podido relajarse un poco y es cuando ha aparecido todo el estrés acumulado durante estos dos meses.
Conciliación emocional

Los menos afectados:

Los que menos secuelas por el confinamiento presentan han sido personas que han contado con vínculos de apego sólidos y con situaciones socioeconómicas favorables.

¿Qué comportamientos se han presentado?

En algunos casos hemos encontrado comportamientos muy positivos:

  • Padres con niños nos han contado como esta situación en general les ha hecho tener más momentos de juego y de encuentros satisfactorios.
  • Ha habido más ocasiones para expresar el cariño y el agradecimiento a los familiares mayores con los que no convivimos.
  • Movimientos solidarios que han unido al vecindario.
  • Proyectos sociales de ayuda a quien lo estaba pasando mal.
  • Corrientes de pensamiento a favor de buscar nuevas soluciones globales para los retos medioambientales, sanitarios y migratorios a los que se enfrenta la humanidad.

Pero también hemos encontrado:

  • Dificultades de convivencia familiar. Muchas riñas, reproches, conductas hostiles y cansancio que han hecho que se produjeran situaciones hostiles en las familias.
  • Conocemos incluso casos de adolescentes que han optado por encerrarse en sus habitaciones por evitar enfrentamientos, o han hecho vida nocturna y han dormido por el día, por no tener que convivir con otros miembros de la familia.

Otra secuela del confinamiento ha aparecido por el excesivo uso de las pantallas, este exceso ha traído problemas de atención, sobreinformación y sentimientos de vacío, o una falsa creencia de que no es necesario cultivar las relaciones reales porque con las relaciones online es suficiente. Lo cual no es más que un autoengaño y muestra la inmadurez de no poder afrontar los conflictos cotidianos que son los que nos enseñan a comunicarnos, ceder y perdonar.

Deja un comentario